Información general

Clima y vegetación

El clima reinante en este municipio deriva de su misma ubicación en el Noroeste de Gran Canaria. En efecto, los vientos alisios que soplan en dirección Noroeste, en el hemisferio Norte, determinan la caracterización barlovento de la comarca septentrional de la isla.

En este sentido, como las masas de aire procedentes del anticiclón subtropical de las Azores llegan circulando por encima de los 500-700 mts de altura, se produce necesariamente un escalonamiento altitudinal de las precipitaciones.

Tanto es así que por debajo de los 400 mts la aridez es notoria, puesto que las lluvias que se recogen difícilmente sobrepasan los 250 mm de media anual. A partir de ahí, hacia la cumbre la humedad aumenta progresivamente y se encarga de posibilitar la producción de cultivos de secano y prados naturales.

Las mayores precipitaciones se dan en los meses de noviembre y diciembre, siendo los meses más secos julio y agosto.

Las temperaturas son moderadas con mínimas de 8 grados y máximas de 32. La humedad relativa varía entre el 75% de media en invierno y el 50% en el período estival.

El municipio de Gáldar, que se extiende desde la cumbre hasta el mar, contiene una rica flora estratificada en los distintos pisos de vegetación. Así, podríamos enumerar especies significativas de cada uno de ellos, algunas únicas, otras muy escasas y otras formando espacios representativos del piso florístico canario, entre las que destaca el endemismo de la Siempreviva de Amagro.

La fauna, al igual que la flora, es bastante rica con una gran variedad de especies, que abarca desde la zona de nidificación de costas hasta los imponentes barrancos del centro de la isla.